• Home »
  • Locales »
  • Buscan reparar un camino rural para que sus hijos vuelvan a la escuela en Villa Saboya, aislada por el agua

Buscan reparar un camino rural para que sus hijos vuelvan a la escuela en Villa Saboya, aislada por el agua

La localidad de Villa Saboya, en el partido de General Villegas, continúa aislada por el agua y una familia busca reparar, con troncos y tierra, junto a otros vecinos, un camino rural para que sus hijos puedan salir del campo donde viven y asistir a la escuela del pueblo.

“Desde que empezaron las clases mis hijos, una nena de 9 años y un nene de 4, sólo han podido ir a la escuela 8 días, porque es imposible salir por el camino; estamos aislados y en el caso de los chicos aislados de sus compañeritos, no pueden ir a cumpleaños ni realizar las actividades que hacen los otros niños en el pueblo”, contó a Télam Roque Di Schiave, encargado de la estancia La Ernestina donde vive con su familia.

Di Schiave destacó que “estamos a sólo 20 kilómetros del pueblo, donde está la escuela, pero no se puede salir, apenas podemos salir con un tractor para abastecernos”.

“Las maestras envían por internet la tarea, pero en el caso de la nena está triste porque pierde el estar con otros chicos de su edad; ella está acá en el campo y teje y cose con su mamá, pero no es lo mismo, y para colmo tampoco pueden llegar a la estancia sus abuelos”, remarcó.

Villa Saboya, de alrededor de 500 habitantes, es uno de los 10 pueblos del partido de General Villegas que padece inundaciones desde hace 16 meses, lo que ocasionó pérdidas agrícolas de más de 5.000 millones de pesos, el cierre de tambos, la destrucción de la red vial rural y dificultó el dictado de clases en unas 32 escuelas de todo el partido.

Di Schiave trababa desde hace 10 años en La Ernestina, un establecimiento agrícola ganadero, que hace más de una década supo tener 9 empleados y hoy sólo tiene 2.

“La estancia tiene 1.936 hectáreas, y 1.100 de ellas están con agua y el resto encharcadas”, detalló el hombre, quien contó que el año pasado “tuvimos que vender 600 vaquillonas y terneras y este año va a haber que vender 800 madres”, precisó.

Di Schiave se lamentó que “hace años que sufrimos estas inundaciones y nadie hace nada por Villegas, la delegación de Villa Saboya no da abasto con las maquinarias para reparar los caminos pero el agua rompe todo, sumado a que algunos productores inescrupulosos han sacado su producción con camiones pesados”.

“En Villa Saboya está brotando agua proveniente de la laguna La Picasa, hace presión el desborde de La Picasa y eso que estamos en los campos más altos del partido”, afirmó.

Con el objetivo de que sus hijos vuelvan a la escuela, el hombre comenzó a pensar formas de arreglar el camino rural que utilizaban habitualmente, antes de las inundaciones.

“Vamos a ir junto a otros vecinos al camino y vamos a tirar troncos en los pozos que hay y luego los taparemos con tierra; nos van a ayudar otros vecinos que también están cansados de estar aislados”, contó, y recordó que días atrás se descompuso un vecino de otro campo “y la ambulancia se encajó, no pudo llegar, hubo que tirar entre dos camiones para sacarlo y que llegara al hospital”.

Fuente: telam.com.ar